• Sonia A. Muñoz-Fernandez

¡EDUCAR EN LA ERA DE LA TECNOLOGÍA SIN FALLAR EN EL INTENTO!

Actualizado: 9 de dic de 2019



¿Es usted uno de los nuevos padres que se siente confundido, atemorizado o de pronto emocionado por que va a criar a su hijo/a en esta nueva era de las TIC? ¿Y ya sabe cómo lo va a hacer? ¿Sabe que significa TIC?


¿Su hijo o hija pertenece a la nueva Generación Interactiva? ¿Sabía que usted como padre es ahora llamado “Inmigrante Digital” y sus hijos “Nativos Digitales”?


En el proceso de aprenderlo estos son algunos puntos para la reflexión:

· Cuando somos padres nos asaltan dudas y temores acerca de cuál es la forma de crianza más indicada en este siglo XXI, porque a decir verdad, a veces sentimos que “nos atropella la tecnología”.


¿Sabe que significa tecnología?


· TIC significa Tecnologías de la Información y la Comunicación, que “pueden ser entendidas como una prolongación del ser humano en cuanto le sirven para realizar una actividad”y comprende desde la televisión digital hasta los ordenadores, el internet y sus servicios, el chat, los videojuegos y el teléfono móvil. Me refiero a todos estos nuevos aparatos electrónicos que nos facilitan la comunicación globalizada, la información, la socialización, la diversión u ocio, y que a veces compramos por que nos son necesarios y/o para estar a la moda y que cuando apenas estamos tratando de descifrar su instalación y/o funcionamiento en el catálogo, los hijos nos dicen “mira viejo funciona “re-bien”.


· Los padres somos llamados los Inmigrantes Digitales porque somos poco más que forasteros en este nuevo mundo de la tecnología comunicativa. El boom del internet y los computadores, se inicia alrededor de los años 80´s y nuestros hijos por eso, son considerados Nativos Digitales, nacieron en la era de las TIC ¡Si, ya sé que se le olvidó que significaba, vuelva y lea!


· Estos niños y jóvenes pertenecen a la nueva Generación Interactiva que se caracteriza porque “tienen facilidad para procesar la información rápidamente, su atención es diversificada, pueden realizar varias tareas de forma simultánea, quieren llegar a la solución rápidamente saltándose los intermedios, están en continua acción, son poco reflexivos, necesitan vivir conectados con sus pares y con la

información, resuelven sus problemas en forma fácil y por medio de la Red, prefieren lo fantástico y hasta lo confunden con lo real; en conclusión son diferentes a nosotros”. ¡Y son geniales, porque son nuestros hijos!




¿CÓMO EDUCAR ENTONCES, SI NO QUEREMOS FALLAR?...

· Primeramente, estemos seguros que aunque el mundo cambie; el derecho-deber de los padres como primeros educadores ¡no ha cambiado, ni va a cambiar nunca!

Si los hijos no nos hablan, no salen de su cuarto, están como ensimismados, ansiosos, irritables y hasta contestatarios

Yo tampoco quisiera salir, ni hablar con nadie o ser interrumpido, si mi dormitorio es un “cuasi apartamento” dotado de cuanta tecnología existe.


· ¡Qué bueno que haya un televisor en su casa! Pero uno solo, no uno en cada habitación, alrededor del cual se puedan hacer veladas familiares, conversatorios, críticas bien fundamentadas a los programas y que además, haya que ponerse de acuerdo para ver cual canal escogen. ¡Tecnología vs. Sabiduría!


· ¿Su hijo/a necesita teléfono móvil? ¿Está seguro/a? ¿Y de gama alta? Aunque sé que va a disentir puedo decirle que en la infancia realmente no son necesarios ni indispensables, como si lo pueden ser en la vida adulta. Ya los jóvenes pueden empezar a necesitarlo, pero de verdad que tanta tecnología sobra, los distrae y hasta los pone en peligro.

· La dupla computador-internet se nos volvió casi, indispensable para vivir, al igual que el teléfono móvil. ¿Cómo hacíamos antes para sobrevivir sin ellos? Ni nosotros mismos lo entendemos. Pero es una tecnología que necesita para su adecuado uso, de gran responsabilidad por parte de grandes y chicos, nunca es “un juguete inocuo”. Por eso, no se confíe demasiado, requiere siempre de acompañamiento de los padres, en forma directa o indirecta; debe ser para uso compartido, estar colocado en un sitio público de la casa, en lo posible compre un buen filtro para los más pequeños y eduque en la libertad responsable a todos sus hijos. Además, ¡divertirnos y aprender en familia también es necesario!

· ¿Pero yo no sé manejar el computador? Y la verdad entiendo poco las TIC… Bueno, lo que no sabemos, lo podemos aprender. Es más, necesitamos aprender y aprender bien. ¡O de que otra manera podemos dar formación e información a nuestros hijos!


· Todos los excesos son nocivos. Demasiado tiempo dedicado a las TIC puede causar dependencias, adicciones y hasta problemas en la salud física, psíquica y espiritual (razón, voluntad y libertad). Así que no bajemos la guardia con los pequeños, con los jóvenes y con nosotros mismos.


· Y una última pregunta ¿Usted como padre o madre, si es coherente, habla, piensa y obra de la misma manera? Recuerde que el ejemplo vale más que mil palabras a la hora de educar y más aun, si se trata de las últimas tecnologías de informática y comunicación.

Seamos positivos. Si somos padres muy ocupados, pero que dedican cantidad y calidad de tiempo a sus hijos, sin importar la edad que tengan, seguramente se verá el efecto positivo en la formación de su carácter y de su conciencia crítica; que son el reflejo de esa educación basada en el amor, el respeto, la confianza, el diálogo permanente, la alegría, el ejercicio de una adecuada autoridad-servicio y no olvidemos lo más importante ¡nuestro buen ejemplo!




BIBLIOGRAFIA:

1. BRINGUÉ, X., SÁDABA, C. Nacidos digitales: una generación frente a las pantallas. Rialp, 2009, capítulo 9

2. GARCÍA, F., “Nuevos niños, nueva educación” Publicado en: GARCIA, F.,: Manzanas y serpientes. Nueva ética de las pantallas. Rialp, 2007 8extracto).

3. GARCÍA, F., BRINGUÉ, X. Educar hijos interactivos. Rialp, 2007, capítulos 1, 2, 5.

4. GONZÁLEZ, D.: La televisión: claves para comprender el medio.

5. NIETO, A. Videojuegos: Concepto, ámbito y características, 2006.


0 vistas

Suscríbase para recibir los últimos artículos

© 2023 Dra Sonia Muñoz